Truco!, te canto en este mano a mano.

Aquí, estimo que se ha complicado un poco el asunto... Códigos demasiados cerrados, indescifrables sin las siguientes aclaraciones, y tal vez insuficientes. Supongo que la receta para comprender estas líneas, debería incluir una taza de "Las mil y unas noches", una rebanada de "Queso ruso" del gran Patricio Rey, una manojo de yerba para comprender al "truco", 1 litro de guetos creados a través de los años, una cucharada de la soberbia del autor y luego cocinar a gusto o disgusto. Ahora sí, a sacarnos las caretas..

Desde un pedestal escribo estas letras,
ejercicio intelectual de este hombre…
ya asesinado por el vicio y oficio de ser poeta,
Caminan mis pasos por calles vedadas,
A tus temerosos ojos de cordero acorralado.

Pertenezco a otro clan,
Mi sangre ya ha besado la piel de los santos
sellando así a mis labios para siempre,
El Honor de llamarse a silencio, “Omertá”,
Castigando a los monos que bailan por monedas.

Estamos… estoy, en el medio marcado a fuego,
Piensan los sádicos que hablan, “Schehrazada”
que el hechizo podrá prolongarse eternamente,
Que sólo escuchamos y asentimos,
“que chupamos y chupamos la fruta
y que nunca podremos morderla.”

Soy! El sultán!
el niño que enroca los juguetes por los besos, aburrido,
estás demorando la partida, respiro tu intranquilidad,
todas tus vidas disfrazado de cordero…
Enterate! ha caído tu velo!, ya tus marines,
no tienen a quienes venderles el nuevo cielo!.

Truco!, te canto en este mano a mano,
Y el sable de mi naipe se reconoce omnipotente,
Estamos en tercera y a un punto en las buenas,
Me mirás nervioso, enfurecido,
Pero no!, no te atrevas te lo advierto,no te vuelvas atrevido,
Ya sabés como viene la mano, quedate callado,
Y anda saliendo pa´fuera,,
para empezar a cumplir la condena.

Vamos…, Voy derechito a la muerte,
Tomando atajos, dejando rastros…,
Migajas de pan con sabores prohibidos,
a tus labios insípidos,
a tus zapatitos nuevitos vírgenes de veredas.

Vení, no seas temeroso,
te convido con mi visa un free pass,
te presento a las manitas malditas con nectar,
Aromas que en instantes recrean una imagen;
Un pequeñito dedo índice del conurbano,
Que aprieta el gatillo de un 38 cargado.

Dale!, que haces ahí parado?,
No ves acaso que te están llamando?
Mirá por el retrovisor de tus “perlas truchas”,
Dejate regar por la dulce pólvora,
Y el plomo que te alcanza la nuca.

Pienso! Pensamos!
Estoy sólo!, estoy acompañado?
Que los otros enarbolen sus discursos libertarios,
de países para pocos,
de monitos enjaulados.

Ha concluido el cuento,
Si querés te adelanto el desenlace,
Tu guadaña se ha vuelto insuficiente,
Frente a la rabia del lobo,
que fuiste incapaz de asesinar,
aquella tarde en Bolivia.

3 comentarios:

Chandra Nadi dijo...

Estás acompañado Demasto, palabra que sí...
monitos habrá siempre, desgraciadamente, pero hoy hay menos que ayer, y mañana habrán menos que hoy...
Excelente poema y mejor aún la mano... qué te parece compañero... (por ahí cantan una canción que dice que "nos tienen miedo, porque no tenemos miedo")
coca-cola go home...

Hasta los cojones. dijo...

Las represiones son siempre duras y dolorosas. El poder envilece a la persona que lo ostenta convirtiéndola en secuestrador de su pueblo.
Si que eres un poeta, si ;)
¿Te apetecería entrar en mi pequeña comunidad?
Se llama “Gente de puta madre + IVA” pongo la cabecera y enlace de esos blogs que considero interesantes.
Si es así, te agradecería dejases un comentario en mi blog.
También te invito a que te tomes una cervecita en mi rincón (sin, que después hay que conducir, je, je, je…) por lo del concurso, participo en “Actualidad” pero que si no me consideras merecedor de tu voto, no pasa nada. El que tú me enlaces a mí y yo te enlace a ti será lo que nos quedará y el mayor premio que obtendremos.

Muchas gracias.

http://www.loquemetocaloscojones.blogspot.com/

noticias dijo...

guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro poemas preciosos