Historia de dos que se pierden.

Te busqué porque me encontraba herido,
No de amor, sino de vida,
Nada te costó acercarte aquella tarde,
Nada hemos ganado, de esos besos reprochables.

Y sin que sintieras culpa,
Nos fuimos perdiendo por las calles de cierto barrio,
Mirando las frívolas vidrieras de Santa Fé,
Atreviéndome a regalarte un par de botas negras,
Y esa fragancia tan carente de poesía,
Que tan bien pronuncian tus labios en francés.

No había necesidad!, me aclaraste tercamente, (cómplice!)
Lo sé!, respondí sonriendo sutilmente, (culpable!)
Solo pretendo embellecer esta ciudad,
regalándole a sus calles,
Pincelazos de tu belleza sensual.

Y continuamos nuestra finita caminata,
relatándonos los pasos dados en soledad,
esquivando a las señoras y a sus perros,
propietarios de las sendas,
y de las veredas de Palermo

Y en la oscura habitación de mi casa,
me obsequiaste el tesoro de tu cuerpo,
añadiendo otro borrón a tu maltrecha moral, oculta,
a los ojos del otro hombre que te ama,
y que te prepara el te con leche en las mañanas.

Me dijiste, no es amor esto que te doy, Nico,
Son apenas sorbos del vino que endulza la amargura,
No hay espacio ahora para nuestros corazones
Correspondiéndose argumentos,
De amores Shakesperianos,
Sólo noches de lujuria.

Estás triste, lo sé, lo siento, (añade sin pudores…)
Te delatan tus besos en mi cuello,
Nunca antes habías dedicado tanto esmero,
Pareciera, que tus botas se han cansado de chapotear en el lodo,
y que ansían olvidar estas noches,
estos cofres en los que ya no encuentras oro.


Quedate! le digo sin convicción, vulnerable,
(propuesta vedada a mis labios en la mañana)
Quedate hasta el lunes Princesa,
Vayamos a desayunar y a recorrer las calles,
Volvamos a aquel zaguán que nos bendijo en otro tiempo,
Donde con el alma en las manos,
Nos incendiamos con ese primer beso.

No puedo! Fue su respuesta,
Para que? Fue su pregunta
Nos tenemos para combatir al tedio,
De la vida que nos aplasta,
Y que torna de aburridos grises,
Las sonrisas de nuestros ojos los días de semana.

Frente a mí, comenzó a vestirse lentamente,
Una a una las prendas fueron cometiendo el pecado,
Enrocando desnudez por mesura,
Concluyó recogiéndose el cabello,
Y alegando compromisos de una tarde de noviazgo.

Donde quedó mi pulsera de plata?, me preguntó alterada,
Seguramente entre las sábanas, le respondí tramposamente,
Se acercó, la tomé del brazo y la besé nuevamente,
Me correspondió!, y juro que en sus labios,
Nuevamente hallé amor.

Las escaleras, mi condena,
La descendimos tomados de las manos,
No te vayas le sugerí nuevamente,
No me respondió,
(silencio en que se recordaron nuestras miradas)
Tomó mi rostro con sus dos manos
Y con lágrimas que nacían de sus ojos,
Juntó valor y me laceró; te amo,
Pero nuestros pasos deberán seguir a otros pasos.

Quedé, sólo en el hall de entrada,
Sangrando por esas dos palabras clavadas en mi pecho,
Incapaz de reaccionar a tiempo,
Sólo pude gritarle…
Llamame, te voy a estar esperando.

Subí, fui hasta la cocina y preparé el mate,
Encendí otro cigarrillo y me senté en el sillón,
Mirando la nada, vacío, oscuridad,
Reflexioné, no tengo cura,
(Pero sin lágrimas,
sólo resignación y un nudo en la garganta).

13 comentarios:

Ivana Uez dijo...

¡Me encantó!

Común dijo...

Hola!!!!!

Te compro un café, porque me gusto tu post, que bien lo haces, ¿sabes que la palabra café dice en sus letras como se sirve???

C: caliente
A: amargo
F: fuerte
E: escaso

Un súper-abrazo de oso.

demasto dijo...

Gracias por el café. Estaba muy rico, amargo, como a mi me gusta.

Saludos!

Raúl dijo...

Para juzgar el contenido, tendría que detenerme con un tiempo y una profundidad que en estos momentos no tengo. Pero la forma y la estética de tu blog, son muy impactantes. Gracias por tu comentario.

Chandra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chandra dijo...

Aquí leyéndote iba a dejarte unos cuantos comentarios a este tan disfrutable espacio, pero, en verdad, detestaría actuar de un modo profano. Desde ya te enlazo y volveré en estas noches, como buena hija del nocturno, que soy. El día, amigo mío, el día no fue hecho para los hechizos ý trances que conjura el verbo.
O eso pienso por haber nacido al filo de la medianoche...

Un abrazo.

Común dijo...

Hola!!!!!!!!

vengo a ver que hay de nuevo............pasate por casa a tomar unos mates, y ve si te gusta mi blog, acordate que estoy en latinoamericanos y voy mucho mejor de lo que esperaba.

Que pases un buen fin de semana y un abrazo de oso.

Dreamer dijo...

Muy bello tu poema... me gustó como reflejaste con tus palabras este amor tan fugaz y a la vez tan triste...
muy bueno!!!
saludos!!!
dreamer

tubeth2000 dijo...

Hola lindo tu blog y tus poemas, queria invitarte a leer los mios en htt://poemasdelalma2.blogspot.com

Hasta los cojones. dijo...

Si es que el Frances es el idioma del amor, dulce, muy dulce. Y no te cuento después de un café, je, je, je…

Salu2.

M:i:g:u:e: :¨:¨: :P:a:r:i:s dijo...

***
**
*

ME FUI, ME FUI DE ESTE POEMA. ME FUI ESCUCHANDO LOS PASOS DE LA DAMA. LA SEGUI Y LA PERSEGUI HASTA ARRANCARLE LA SONRISA.
ME ABRAZO Y RENOVADA LA SIMPATIA COMENZABA A RECOBRAR.
NO DEJO DE REIR HASTA QUE RIENDO SE FUE, COMO EN ESTE POEMA, PARA DEJARME EN LA GARGANTA ESE NUDO, ESA PENA.

(ESPERO NO MOLESTE EL ATRAVIMIENTO Y EL SEGUIMIENTO)

UN SALUDO GRANDE Y UN ABRAZO DE COMPRENSION.

*
**
***

Anónimo dijo...

http://brechapoetica.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Hola!! excelente!!!!! actualizate...queremos ver mas de tus poemas....

Un abrazo grande...