Ya no más mi amor.

Te doy estas letras, mi amor,
llenas de nostalgias ( y tristezas),
te doy estos versos, mi amor,
que buscarán explicar el final,
de esta historia incompleta.

Mi huida es guiada (esta vez),
por el dolor que provoca tu distancia...
y los miedos que disuelven las palabras
que nunca pronunciaron tus labios,
ni siquiera en perfectos rincones
donde nos revelamos encantos.

Sé que te duele la vida,
sé que te duelen las muertes,
sé que tu ancla es ligera
y mi puerto insuficiente.

No es posible ganar, mi amor (para ninguno de los dos)
en esta partida de miradas perdidas,
con tus peones inmóviles que defienden
el tesoro en tu pecho,
y el orgullo en tu frente.

Me llevo la corona de espinas,
en esta noche en que me acompaña el tequila,
me llevo esta historia truncada ( ahora recuerdo),
para sufrirla en silencio,
y salarla y salarla.

Junto coraje (el poco que me queda),
y le añado un puñado de la dignidad ( que también escasea),
mezclo mis sueños, deseos y sales,
hago con esto una ofrenda,
e invoco nuevamente a mi ángel ( de la soledad)

Confiando en que sus ojos alcancen mi pena,
suplicando a sus pies,
unas gotas de agua y un pedazo de pan,
se me mueren las ganas en esta noche,
se suicidan mis besos,
pues saben que ya no más,
podrán disponer de tu cielo.

Ya no más mi amor,
no caímos los dos,
de la cornisa que antes hechizaba (el amor)
ya no más mi amor...
que otros te besen los labios,
que otros más propicios se enreden en tu pelo,
que otros te presten sus pechos,
para que tú a cambio le entregues,
historias de amores truncados,
historias...
de besos inválidos.

2 comentarios:

Alicia M Sánchez Mejorado dijo...

un pequeño , pero excelento poema, debo confesar, que es algo que yo quisiera aeual expresar, decir, clamar a algúién que ha sido parte de mi historia, una historia incompleta igual
gracias por tu arte
a la próxima

divan dijo...

tus poemas son un placer licuante