Un mal presagio.

Todavía sin el sol sobre corrientes,
amanece moribundo el corazón,
pasa un taxi perdido y solitario,
pasan días, pasan noches,
y yo sin saber nada de vos.

Reflejado en la ventana de mi cuarto,
veo labios que me protestan por tus besos,
veo amor, veo humo, veo fuego,
siento adentro el hambre de tenerte,
siento triste,
el frío de perderte.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola , me encantó, aunque es triste , pero en este momento de mi vida , es algo que me hace girar y reflexionar, sobre esta frase "sin recetas para el hoy"

Demasto Androvich dijo...

Hola, me alegro que te encante... "Sin recetas para el hoy" creo es un lindo verso... Pero no te quedes mucho tiempo en él... Salalo, sangralo, acaricialo un rato, pero luego dejalo ir... Siempre hay una forma, un modo... Nietsche decía algo así como "quien tiene un porque, habitualmente encuentra los comos". Es raro. Este poema lo escribí en pleno sufirmiento por quien es el amor de mi vida. Al momento de escribirlo, estábamos separados. Estuvimos juntos un año, y ayer, justo cuando escribís el comentario, nos separamos para siempre... quiero decir... Lo único inapelable es la muerte. Saludos