Tapetum lucidum

El hombre fatiga la noche a merced de sus fantasmas,
y en ese mar oscuro de soledades que se agigantan,
va consumiendo los fatales minutos de férrea retahíla:
y no lo envuelve el sueño con sus profundas e interminables formas,
está atrapado en la vigilia de sus ojos que usufructúan,
por instinto lo que es, lo que fue y lo que no ha sido nunca.

 El hombre se distrae con la viva imagen del humo zigzagueante
o va hasta la cocina a revivir el frío mate,
el hombre se distrae pues eso dicen los sumarios,
que de niño le inculcaron los adultos que abdicaron,
El hombre se distrae y el monto de sus días,
hoy le arroja esa metralla: de lunas y agonías...

1 comentarios:

ANNA dijo...


Hola,tus poesías me parecen muy interesantes.Me gusta en especial la manera de expresar tus sentimientos.
Yo tambien tengo un blog de poesía.Te envio la dirección para que las leas y me comentes que te parecen:

http://anna-historias.blogspot.com.es/

Saludos

Anna